Menu

Sayi Serra

Fotógrafa Infantil & Diseñadora Gráfica.

Casa & Familia

Mis papás se mudaron a esta casa en 1985. Vivían en Bs. As. con mis hermanos mayores y decidieron venirse a Esquel, ciudad en la que se habían conocido. En esa época mi hermana y yo (somos mellizas) no estábamos ni en los planes… pero 5 años más tarde esa también sería nuestra casa .

Mellis Sesión

No sé si antes le decían “sesión” pero nosotras tuvimos la nuestra. Es más, tenemos una sesión anterior a esta sobre un sillón de mimbre, apenas nos sosteníamos. Por lo que me contó mamá, en Esquel estaba este fotógrafo que también tenía estudio y las familias lo visitaban para hacerse sus fotos familiares.

Mamá

Ella es mi mamá, mi guía. Cuando pienso en cómo encarar mis sesiones, inevitablemente pienso en ella. Me hago esta pregunta ¿Qué foto me gustaría tener con mi mamá? Y así las respuestas aparecen solas. Después de su partida sentí que “se me revelaba” una verdad acerca de la importancia de hacer fotos. Las fotos son cosas vividas, tienen historias que solo comparten quienes están en ellas, son nuestras cómplices.

Abuelos

Grandes compañeros de nuestra infancia. A mi abuelo “Negro” lo pude disfrutar poquito, me acuerdo que todos los domingos nos pasaban a buscar y tomábamos un coca en la misma confitería. Con mis abuelas pude disfrutar muchísimo, nos mimaban con comidas ricas y regalitos dulces cada vez que nos veíamos.

Médicos

La historia de mi vida…el nebulizador. Para los que no saben, nací con síndrome de Klippel Fail. Un síndrome bastante complejo que involucra cuestiones óseas, respiratorias, renales, entre otras. A lo largo de mi infancia y adolescencia tuve que seguir diversos tratamientos y cirugías que hoy me permiten vivir una vida plena. ¿Costó llegar hasta este punto? Si, y mucho. Pero gracias a las experiencias que vivimos somos quienes somos.

Patagonia

Nací y me crié en Esquel, es una ciudad hermosa rodeada de montañas. En general hace bastante frío y el verano dura muy poco. Viví 9 años en Córdoba mientras estudiaba, pero la Patagonia me ganó el corazón y decidí volver.